jueves, 14 de julio de 2016

Sectarismo aplicado.



Uno de lo defectos más  perniciosos de la sociedad es el sectarismo militante, uno lo puede intuir, pero sólo cuando lo padeces en persona, es cuando te das cuenta de la gravedad y trascendencia de éste defecto.
La lección magistral, me fue administrada hace ya bastantes décadas.
Os lo cuento tal como me sucedió cuando era un joven trabajador que creía en la bondad de la gente y estaba lleno de ilusión y algo temeroso ante la nueva experiencia que suponía el entrar en una factoría de primer orden con miles de empleados.

De cuando me confundieron con otra persona.
Recién ingresado en plantilla me presentan a mis compañeros de taller... no ha pasado ni siquiera un mes, y mis colegas son de lo mas amable que se pueda pedir.
Se afanan en enseñarme, los jefes me dan trabajos cómodos y muy rentables, en la hora del bocadillo rivalizan mis compañeros entre ellos para que me siente a su mesa, a la hora de pagar el café, siempre me lo encuentro pagado, esto dura ya dos meses.
Un día comienzan también a interesarse por mi padre, que como le va en el trabajo, etc.
Una de las veces al contestarles que ahora estaba durmiendo, me dicen que si ahora trabaja de noche.
- Siempre trabaja de noche, les contesto, (mi padre trabajaba de panadero y el trabajo siempre era de noche).
- ¿Como es posible? si nunca le gustó.
En días sucesivos me preguntan directamente como se llama mi padre, se lo digo y me contestan:
 - ¿No vives en la calle tal?
- No, nosotros siempre hemos vivido en la calle tal cual.
- ¿Pero tu padre no es de Guadalajara?
- No mi padre es de Granada...
Fin de todo lo que se dio...

Desde ese momento el café me lo pago yo, la mesa me la busco yo, y de enseñanza, ayudas y trabajos cómodos y rentables nada de nada.
Parece que me confundieron con el hijo de alguien, pero el cambio fue tan brusco, pasaron de camaradas a casi enemigos.

Han pasado muchos años y el lugar de estos acontecimientos ya no existe, “una ciudad de 5000 habitantes” que conformaba esta factoría.
¿Qué pasó?
No fue una tormenta ni un sismo, murió de una enfermedad que se contrae al ser sectario hasta el extremo que  lo era, murieron de “endogamia”.
Al excluir a todo el que no era de su secta, formaron un batallón de contrarios desafectos a su secta, y éste fue el comienzo de su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *