jueves, 15 de marzo de 2012

Una historia real de pobreza vergonzante con final feliz.




Me encuentro entre las manos con un cuaderno escolar de mi niñez que aún guardo, todavía conserva el olor, un olor reconocible que me retrotrae a 50 años atrás…
Sus cándidos dibujos, su caligrafía todavía no formada, se ofrecen a mi vista con vida propia…Casi me parece oír el chirriar de la tiza en la pizarra.

Aquel verano con su Sol andaluz y sus campos agradables a la vista…mi falta de obligaciones como niño que era, se prestaba a la molicie y la vagancia…

Mis padres no creían que fuera conveniente para mi desarrollo este estado, decidiendo ponerme un maestro de apoyo para que pudiera presentarme en septiembre más preparado, para lo cual contrataron a un señor que al parecer fue marino mercante y que se mostró disponible a ello.

Le mencionaré con su nombre real, omitiendo más seña identitaria a fin de respetar su memoria…
Se llamaba José.

Hombre menudo y fibroso de pelo rubio oscuro canoso, embutido en un traje de color indefinido, limpio pero muy gastado por el uso, gastaba camisa y corbata y un chaleco de tres botones con bolsillos a ambos lados.
Calzaba unos gastadísimos zapatos…

Comienza con un trato exquisito a plantearme un examen previo para conocer mi nivel, para posteriormente comenzar sin dilación con las clases…

Todavía tengo presente su caligrafía, menuda y cuidada que solo una vez me he encontrado con otra igual y fue en una monja.

Llevábamos 15 días de clase, cuando un día no se presentó, no mandó recado alguno…
Al siguiente día de no presentarse ni saber de él, mi madre extrañada por tener un concepto de caballero a Don José, supuso que algo le habría sucedido…
Al tercer día, no lo soportó y tomándome de la mano, se fue a buscar el domicilio de mi maestro…
Era la zona más humilde de mi pueblo, allí señalaron una casita baja donde vivía ese matrimonio. Nos encaminamos hacia la casita, llegando a la puerta, tocó mi madre con  los nudillos y pidió permiso como se hacía en mi pueblo: La paz de Dios sea con ustedes… ¿Se puede pasar?
Una voz temblorosa y muy débil, apenas audible dio su permiso de entrada…La puerta estaba sin cerrar el pestillo, pudiendo franquear el dintel de la puerta. Allí en la penumbra, solo alumbrado por la luz de la puerta abierta, pudimos ver una estancia completamente vacía, salvo una cocina apagada de leña en un rincón una silla de madera con asiento de enea y una sola cama de matrimonio donde yacían dos personas tapadas por andrajos…

Mi madre se sobrepuso a la visión de extrema pobreza y preguntó que les ocurría…
Yo no salía de mi asombro, como niño de pueblo había visto mucho ya en mi corta vida, pero nada tan extremo en unas personas como aquellas.

Llenos de vergüenza confesaron lo obvio, se estaban muriendo de hambre, habían vendido todo lo vendible salvo la cama de matrimonio y ya no le quedaba  nada que vender.
Su sentido de la dignidad les impidió dar señales de su posición y menos el recurrir a la limosna…
Y el resultado de ser un pobre vergonzante era que se estaban muriendo de hambre.

Terminada la encuesta mi madre, me tomó otra vez de la mano, esta vez la noté tensa y me agarraba con fiereza…casi me hacía daño…
Entró en una tienda cercana y compró algunos alimentos, legumbres, aceite, huevos y pan –hay que tener en cuenta que éramos pobres y no disponía mi madre de mucho dinero, posiblemente se lo gastó en ese recado…

Regresamos con los alimentos y rogándoles  aceptara la ayuda les dijo que trataría de buscar solución a su problema.
Se turbaron mucho y así se lo hicieron saber a mi madre, no quería que se les diera publicidad…estaban dispuestos a morir de hambre antes de publicitar su estado.

Con la promesa de mantener el anonimato, aceptaron la gestión de mi madre…

Existía una emisora de radio local, humilde como correspondía a aquellos tiempos de crisis económica, atendida por muy pocas y voluntariosas personas del pueblo, entre los que brillaba con luz propia un locutor cuyo nombre no recuerdo, pero no importa, esta no es una historia de nombres propios, es una historia real como la vida misma donde los protagonistas viven, sufren y mueren en un tiempo donde de manera anónima dan lo mejor que tienen, su solidaridad y su honradez sin contraprestación ninguna.

Como digo, este locutor, que era un conocido de mi madre a la que respetaba de manera enorme por la calidad humana de mi madre, quedó impresionado por lo que le contó, y respetando el anonimato realizó un llamamiento por la emisora con un éxito de audiencia enorme.

Se volcaron en el pueblo en ayudas alimenticias a través de Caritas local, que entregaban a través de mi madre los primeros días las viandas para respetar su anonimato, que una vez vencida la vergüenza de los asistidos, pasaron a ayudarles por los canales habituales.

Aquel matrimonio reaccionó como esa planta mustia y en periodo de sequía… se le riega y renace de manera espectacular…

Hasta aquí lo previsible, lo esperable, pero todavía no es en mi opinión lo milagroso…

Eso vino después…

Resulta que este matrimonio tuvo una hija que casó con familia importante y no tenían contacto con ella desde hacía años…

Ignoro por que canales tuvo conocimiento que en el pueblo un matrimonio se estaba muriendo de hambre y todo el escándalo social que trajo consigo…
El caso es que se presentó en el pueblo e interrogó al locutor por la identidad de esas personas.
Éste le negó el conocimiento por respeto a lo pactado con mi maestro y mi madre.
Ante la insistencia de esta persona, le dijo que se identificara fehacientemente para poder juzgar la conveniencia de saltarse el pacto…
Dado los nombres y apellidos y la documentación necesaria, y dado que comprobó que era su hija, la acompañó al domicilio de los padres…

Lo que sigue ya no soy testigo, solo puedo referir lo que escuché, pues a mí, como niño nadie me decía nada, solo yo escuchaba y observaba que era lo único que a los niños –y no siempre- nos estaba permitido.

Tengo entendido que el encuentro entre los renacidos y paupérrimos padres y su hija fue de lloros y moco tendidos…
Y el final es que la hija arrepentida de la separación con sus padres, los cuales habían caído en tan lastimosa situación, se hizo cargo de ellos y creo entender que fueron felices y comieron perdices…

5 comentarios:

  1. no entendi XD esta algo aburrida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes a bien decir qué no has entendido, puedo intentar resumirte o explicarlo mejor.
      Es cualquier cosa, menos aburrida, es la historia real de cómo una persona por vergüenza puede llegar a morir de hambre, y como la actitud misericordiosa de mi madre salvó dos vidas.

      Eliminar
  2. Me encantó... Gracias por compartir!

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *