martes, 24 de enero de 2017

En la cola del Súper.


Estando hoy en la cola del supermercado para pagar, observo que la persona que me antecede, termina de descargar el carro, para a continuación salir.
La cajera con cara de póquer y yo estupefacto,  me dispongo  a mirar qué va ha suceder.
La cajera llama a la encargada, ésta no sabe qué hacer, todo el mundo mirar en derredor,  en esto que aparece la desaparecida clienta, que sin dar explicación ninguna, paga y se va.
¿Qué ha pasado?
Nadie de los que asistimos a la escena lo sabe.
Yo le pregunto a la cajera:   ¿Qué es lo más raro que le hemos hecho los clientes?
-Si yo le contara…   (Dice con suficiencia) y  lo deja en la incógnita.
¡Mira que somos raros los humanos!
Pago a continuación, y deseándoles que tengan un buen día, me voy.
…Que raro comienzo el día.

lunes, 23 de enero de 2017

La salud.




Hoy, escuchando la radio, he observado  lo preocupados que estamos con la salud; han hecho un negocio con ella (como no), diciendo salud la gente entiende “vivir”.  No hay como tener un episodio de salud para darse cuenta de ello.
Estamos pendientes de los síntomas, no por el dolor, sino por lo que significa: la muerte física.

Temporalidad es la palabra, todo es temporal, lo sabemos todos, pero nos agarramos fieramente a la vida (aunque sea a una mísera vida).

Hoy también he soñado con una butaca, una butaca que le compré a mi madre para su solaz en su vejez (la heredé yo), luego posteriormente la tuve que abandonar en el naufragio que sufrí, donde tuve que escapar desnudo para salvar la vida, digo que hoy he soñado (después de veinte años) con esa butaca, no sé por qué, pero me he despertado al instante.

Mi minimalismo me exige, que para no ser esclavo de nada ni de nadie, me desapegue de todo.

¿Incluida la vida?

Nadie quiere morir, es un hecho, pero nada hay más acertado que la vida te muestre  hasta qué extremo eres “una pequeñita cosa” por medio (generalmente) de un episodio de salud, es entonces cuando te das cuenta por primera vez, de tu fragilidad.

De nada han valido los honores recocidos, ni los oropeles alcanzados, ni los dineros ganados, ni sin son pocos o muchos tus descendientes, en esos momentos solo es tu  fragilidad la que cuenta.

¿Ante esa fragilidad qué es lo que cuenta, si todo es relativo?

sábado, 21 de enero de 2017

"Pelele"

Hoy os quiero compartir (sin otra intención) un acontecimiento ocurrido ya hace la “friolera” de treinta años.
La historia pertenece a Juanjo (Juan José), hombre en la tercera década que tuvo un problema con su jefe, digo que este hombre -Juanjo- me enseñó muchas cosas del ser humano y sus miserias.
Pero vamos ya a la historia (la moraleja la ponéis vosotros).
"Pelele"
Ex oficial de la marina mercante, no ejerce, posteriormente creo saber que se debía a una personalidad inestable.
Comandaba el servicio de guardia de energía con absoluto nepotismo, cobarde en
Exceso con los fuertes y duro con los débiles siempre que podía, sus suaves maneras a veces eran tomadas por maneras "democráticas”.
Me comentan que la jefatura de personal va a sancionar a Juanjo por haber llamado pelele a su jefe.
El jefe de personal nos comunica que no le impondrá la sanción si se retracta de
ello.
Puesto en contacto con Juanjo, éste dice que no le da la gana de retractarse.
En la reunión preceptiva con el jefe de división, éste le pregunta si le ha llamado
"pelele".
Juanjo contesta afirmativamente por lo que le piden que se retracte, a lo que se niega éste.
En una reunión en la jefatura de personal donde están: el jefe de personal, "pelele", el jefe de división y un representante del comité, le vuelven a preguntar si ha llamado en un momento de ofuscación "pelele" a su jefe y que si se retracta, a lo que se niega Juanjo añadiendo que quien es un pelele, se comporta como un pelele, no se le puede llamar de otro modo, con lo que pasó a disfrutar de un mes sancionado de empleo y sueldo.
A su regreso parecía otro, más luminoso y en declaración propia había podido hacer el amor a su mujer, cosa que no había podido hacerlo en meses.
Mientras, "pelele" había estado recibiendo constantes llamadas telefónicas preguntando por el "señor pelele"...
Pelele fue posteriormente trasladado.

jueves, 12 de enero de 2017

Tiempos confusos

No sé, lo desconozco, pero lo que sí sé es que estos tiempos son y lo van a ser aún más, “muy confusos” los buenos son los “malos” y los que eran los malos, serán los buenos.

Tendremos que andarnos con “pies de plomo”, como se dice popularmente.

Añoro los tiempos de la “guerra fría” donde los malos eran malísimos y los buenos eran siempre buenísimos.         
Ahora vemos que “los buenos” matan cristianos, y “los pastores” se ponen de perfil, que los que dijeron “que Dios era el opio del pueblo” ahora se ponen de parte del islam.

Tiempos confusos.

Las derechas son izquierdas y las izquierdas son derechas, y yo tengo intereses en los dos lados.

“Por sus hechos los conoceréis” fueron las pistas que Nos dió y a ellas nos tendremos que agarrar.

Núnca más el hacer caso a falsos profetas, ni a etiquetas equivocadas. A partir de ahora, haremos caso a la coherencia en el vivir, y al discurso basado en hechos, no en futuribles.

Un palabro al que nos tenemos que acostumbrar: “anti verdad” quiere decir la verdad NO dicha por los medios oficiales. No quiere decir que no sea verdad, puede serlo o no, pero no está contrastada, entra de lleno en que puede ser mentira, la oficial (casi siempre es mentira).

Sociedad

Tenemos una sociedad hedonista y egoísta, amante de placeres, concupiscente, poco o nada fértil (promocionado por el sistema) prolongan su vida personal y les falta mano de obra esclava.

Traen refugiados  (son gente acrisolada en el miedo a la lucha) son malos musulmanes (por eso mismo se les consideran útiles y asimilables) pero con las prisas se les han colado un tanto % de luchadores.

La sociedad estará (piensan) diluida en religiones varias, sin coherencia de vida propia, (fácilmente manejables) “multiculturalismo” lo llaman, y entonces comenzará la lucha contra los integrismos.

No es casual que sea Alemania la que “haya metido la pata” las prisas (su nivel de industria es la culpable) por este tema, el género, implantado a toda prisa por el sistema, nos indica por donde van a ir las cosas.
Necesitan mano de obra sumisa (Y es por eso que la sugerencia de Soros les ha parecido estupenda).

domingo, 1 de enero de 2017

Será llamado “retrato de Dorian Gray”

Entrada simultánea en los medios sociales que tengo.

Este 2017 que comenzamos será llamado “retrato de Dorian Gray”.
Esta sociedad occidental que tenía una apariencia y una belleza estética (a juicio de algunos, que no de mí) que admiraba, ahora descubrimos que había realizado un pacto perverso, a cambio de adorar al ídolo falso del dinero, tendría la facultad de que los efectos de sus pecados se plasmarán en un cuadro oculto.
Esta sociedad insensata, pensaba que lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos.
Pero un accidente temporal ¿…?  Ha derribado la pared que mantenía oculto el cuadro, quedando a la vista los efectos que sobre la sociedad han tenido los pecados cometidos.
Lo vamos a contemplar con horror. Nos costará comprender que es la CONSECUENCIA, que no castigo, por las acciones y actitudes hedonistas de todos en conjunto.
De nada valdrán los sortilegios de la noche pasada, uvas de la “suerte” ropa interior de cierto color y brindis por deseos inadecuados.
Ponen su ESPERANZA en cosas inútiles y sin sentido, y contumaces en el error, siguen con sus erróneas adoraciones al dinero y al hedonismo.
2017 será la más grande exposición pública (1 año completo) de todos nuestros pecados como sociedad, de cómo los enfrentamos dependerá cómo será su resultado.
Solución la hay pero ¿Queremos tomarla?

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Frases para vivir.


Frases que ya he dicho, hoy las repito porque me gustan, creo en ellas y os las vuelvo a compartir:
En el caminar por la vida, he ido “cosechando” frases y dichos de personas, y la he guardado en mi memoria.
Cuando cuentas tu edad por medios siglos para adelante, te vuelves reflexivo, y personalmente siempre que tomo conciencia, me digo:
¡Que temprano se me ha hecho tarde!

Todos queremos llegar a viejos, pero ninguno queremos admitir que ya hemos llegado.

La gente va a todas partes corriendo, se muere de prisa.
Como yo amo la vida, economizo el tiempo, porque de tiempo se compone la vida.

Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, pero temperamentos más cortos y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas.

Tenemos más medicinas, pero menos salud.

Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.

Hemos llegado a la Luna y regresamos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.

Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.

Estos son tiempos con más libertad, pero menos alegría.
Con más comida, pero menos nutrición.

Son días que llegan dos sueldos a casa, pero aumentan los divorcios.

Son tiempo de casas más lindas, pero más hogares rotos.

La soberbia campa a su gusto, y te miran de arriba abajo.
Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Lo seguiré gritando al mundo, aún cuando otros callen.
Teniendo en cuenta que el mañana no está asegurado para nadie. Y nadie te recordará por tus pensamientos secretos.
Por todo esto, propongo que de hoy en adelante; no guardes nada “Para una ocasión especial”, porque cada día que vivas es una ocasión especial.

Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida, visita los sitios que ames.

La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir.

Usa tus copas de cristal, no guardes tu mejor perfume, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.

Las frases “Uno de estos días”, “Algún día”, quitalas de tu vocabulario.

Escribamos aquella carta que pensábamos escribir, “Uno de estos días"

Cada día, hora, y minuto son especiales, y no sabes si pudiera ser el último.

PD. La vejez es el precio por seguir vivo.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Contrastes

Contrastes.


 Minimalismo, una forma de vida        &           Otras filosofías.
Modo de vida con beneficios inmediatos
Lo mismo
Una alternativa diferente.
Lo mismo
Cuando mueras nada te llevas,
Lo mismo
Habrás roto con muchas cadenas
Lo mismo
No colaborarás con quien no te quiere libre
Lo mismo
Desnudo viniste y desnudo te vas
Lo mismo

¿Cómo enfrenta el minimalismo un cristiano en prácticas?

Yo comencé como minimalista forzado, para convencerme posteriormente de la bondad  y conveniencia de esa forma de vivir.
La reflexión y la praxis me llevaron a profundizar en esa forma de vivir en esta sociedad consumista.
Sólo varios años después, descubrí el Evangelio, y me asombré de la cantidad de ejemplos de formas de vivir, que eran minimalistas o significaban lo mismo: “austeridad”, desapego a los bienes mundanos esclavizantes y la frase “desnudos venimos y desnudos nos iremos”, y mucho más.

¿Es el minimalismo una religión?

No lo es en absoluto.
Es una filosofía de vivir en este mundo, con beneficios inmediatos, y sin complejos de “pecado” si no cumples, ó incumples el minimalismo en algún aspecto.
No sentimos la necesidad de crear un mundo “minimalista”.
Como minimalistas no intentamos “trascender”, eso queda para las religiones.
Conocemos que una mayoría de minimalistas es imposible.
Sabemos que es imposible porque con nuestra sola fuerza humana, no podemos luchar contra la concupiscencia del mundo.
Eso solo lo pueden hacer los creyentes con la ayuda personal de Dios.

¿Hay gente religiosa en el minimalismo ó entre los minimalistas?

Naturalmente que los hay. Somos habitantes del mundo, y somos muy variados.
Los hay de TODAS las filosofías, que creen en el “trascender”.
Pero creo que no hay, ó son muy pocos los “intrascendentes”.
Los “intrascendentes”, si los hubiera, son “mínimamente” minimalistas, donde sus emociones ante la oferta de consumo  del mundo, son superiores a su posible minimalismo –aunque sea un minimalismo racional-.
Puedo estar equivocado, pero es lo que he observado (estoy abierto a informaciones al respecto).

¿Por qué insisto tanto en el minimalismo?

Porque abrumado ante la catástrofe que observo a mi alrededor, y habiendo encontrado yo una solución inmediata, quiero compartir esta experiencia de “vivir minimalista”, sin más complicaciones, en el convencimiento que una vez implementada en tu vida, cuando notes su beneficio, tu psiquis se equilibrará y podrás reflexionar más profundamente –y quien sabe, si puedes ser “tocado” como yo mismo por la Gracia y llegar de manera personal a descubrir un “nuevo camino más trascendente y lleno de alegría”-.
Tengamos en cuenta, que “el ruido” de la sociedad de consumo, una de las cosas que logra, es hacer imposible la reflexión interna de las personas.
La sociedad de consumo, pone constantemente en marcha TODA la maquinaria de propaganda de la forma de sociedad que tenemos, es IMPOSIBLE escapar al efecto de esa “maquinaria” de propaganda, las TENTACIONES son tan abrumadoras, que sólo un espíritu muy consolidado es capaz de sustraerse a ese mensaje.

Si el adjetivo NORMAL significa: “lo normalizado, lo que es común”, los minimalistas somos unos seres no normalizados.
Tenemos el valor añadido de “ejemplares únicos” de seres “genuinos” sin ser “troquelados” por la “normalización”, en definitiva, hoy y como dice mi amigo Homominimus en su entrada: somos cool.

Una entrada especialmente buena que hizo Homomínimus, (ha sido “trabajada y publicada por un amigo suyo, que le ha añadido más valor aún) es ésta que os enlazo PINCHAR AQUÍ para verla en Youtube.

martes, 15 de noviembre de 2016

Grasa emocional II

En la entrada anterior LEER AQUÍ, os hacía unas confidencias personales, hoy quiero desarrollarlas y compartir mis trabajos y conclusiones con ellas:
Voy a comenzar a desarrollar algunas frases dichas hasta ahora:
Y ahora viene la reflexión:
  1. ¿Twitter emplea algún algoritmo al efecto a los que no suscribimos ese bono de visibilidad?
  2. ¿Es que las personas (yo entre ellas) usan solo las listas para participar?
  3. ¿Han abandonado masivamente su presencia en Twitter?

Punto 1.- Cierto, el cambio en unos algoritmos son los causantes de lo observado de pérdida de impresiones.

Punto 2.- No menos del 99 % hacen uso de ellas diariamente, juntamente con el seguimiento de #etiquetas.

Punto 3.- No, no han abandonado, solo que los algoritmos han diluido la masa.

Todas estas aseveraciones corresponden a reflexiones propias cotejadas con un trabajo de campo con cuenta cobaya.

Segúnda frase:

Conclusión: Son prescindibles todos.

No es cierta, no son prescindibles, lo que son es IRRELEVANTES. (Más adelante se entenderá cuando cuente cómo lo hice para llegar a esta conclusión).

Tercera aseveración:
Todos los que estamos en internet, tenemos un interés común que nos realimenta y nos dá fuerza para seguir “estrujándonos” las neuronas, unos por intereses políticos, otros por intereses comerciales, y otros por  muy diversos motivos, todos humanos y muy legítimos. Pero lo que no puede ser es que nos estemos engañando o nos estén engañando desde hace tiempo.

Cierto, como vemos en el ejemplo:


Esta es la prueba de que todos venden algo (aunque un publicista me lo negara el otro día).


También os voy a  contar cómo hice el trabajo de campo y sus conclusiones , en las que encontraremos respuestas a todo lo que había observado (con gran frustración por mi parte) de mi falta de “penetración” con los “beneficiosos” efectos publicitarios de mis “paridas mentales”.
“El cambio en unos algoritmos son los causantes de lo observado de pérdida de impresiones.”

Twitter, en su empeño de mejorar, nos donó las etiquetas, el cuadro de búsqueda, análisis y alguna mejora más.

Las más relevantes fueron las etiquetas y las listas.
Por qué les doy esa relevancia: porque antes (en el pleistoceno tuitero) solo teníamos un muro donde aparecían todos nuestros seguidores y nosotros en el suyo, de forma que nuestro tuit aparecía ante sus ojos igualmente, con lo que aumentaban las impresiones en proporción al nº de seguidores. Nuestra autopropaganda se veía gratificada por este algoritmo.
Por contra, el “ruido” de los TL masivos era una pesadilla (parecía un telégrafo de la bolsa con su imparable cadena de tuit), pero los que teníamos modestos seguidores lo podíamos aprovechar.

El implemento de los nuevos algoritmos (etiquetas y listas) “nos” hizo invisibles al gigantesco muro, como si a cada miembro le hubiesen mentido en una esfera hermética.

La conclusión es que hizo IRRELEVANTE EL TENER 50 SEGUIDORES o 15000, puesto que las “impresiones” dependen de quien te tenga en su lista o muro “particular”.

Yo por ejemplo, con casi 700 seguidores, solo obtengo ahora, gracias a los nuevos algoritmos 15 “impresiones” a un tuit mío.
¿Y los otros? Están en tiempo y lugar diferente a “mi rama del árbol de los pájaros del Twitter”.
Obtengo las mismas impresiones que mi cuenta cobaya con 20 seguidores.
Y lo más curioso, es que esos algoritmos no monitorizan tus apariciones en listas ajenas a las que te hayan añadido y por lo tanto aparecen de manera simultánea, con lo que también resulta irrelevante el pertenecer a ellas, salvo que se te agregan como seguidores por gustarles tus aportaciones.

Hasta aquí os he compartido los resultados de mi investigación particular.

¿Cómo lo he realizado?

He abierto una cuenta totalmente independiente, y he creado una lista de seguidores.
El motivo era el conocer en exclusiva y en tiempo real, quienes estaban en ese tiempo, de modo que al tuitear yo, observo que tengo 6 impresiones, mientras que al mismo tiempo los 20 seguidores no están operativos en ese momento, por contra cuando están operativos, sigo teniendo esas mismas “impresiones” lo que me indica que están operativos,pero leyendo sin interactuar en listas propias o en etiquetas de los TT del momento, con el resultado de que mis tuit “son invisibles” para ellos (mis seguidores).

¿Qué es lo relevante?

El uso de etiquetas, de textos sugerentes y provocativos, además de las interacciones en otras conversaciones emocionales de un grupo determinado.

Después de este “descubrimiento”, me quedo más tranquilo, ya que la culpa es de los “malditos algoritmos” y no que me haya vuelto “antipático” y “odioso”, con lo cual, volveré más sosegadamente y con un nuevo criterio, basado en el conocimiento del cómo y para qué, y usarlo en mi beneficio.

¿Os ha parecido interesánte?
¿He aportado algo a vuestro conocimiento?

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *